Dependiendo del lugar donde vivamos el agua que llega a nuestras casas puede que sea mas o menos dura, dependiendo de la cal, lo que implica una serie de desventajas en nuestra vida diaria. Para ello contamos con descalcificadores que cuidan de nosotros y de nuestra instalación. Un descalcificador es un aparato que, por un proceso trata el agua para reducir el contenido de sales minerales y sus incrustaciones en tuberías y depósitos de agua.

El agua con alto contenido de sales de calcio y magnesio (agua dura) tiende a formar incrustaciones minerales en las paredes de las tuberías. En algunos casos bloquean casi la totalidad de la sección del tubo. Esto ademas de provocar averias en nuestra red provoca obra o reforma,ademas de la sustitución de llaves, grifos, cuerpos de ducha...

Las sales se adhieren con más frecuencia a las tuberías de agua caliente así como a las superficies de las máquinas que trabajen o produzcan agua caliente. Un ejemplo de esto son las cafeteras y los calentadores de agua. El calcio y magnesio al adherirse a las resistencias calentadores forma una capa que evita el contacto del agua con las resistencias, causando un sobrecalentamiento y la ruptura de la resistencia. Ademas esta cal en el propio circuito de calefacción nos produce un efecto aislante que nos hace derrochar nuestros recursos para la climatización de nuestra vivienda. La corrosión galvánica empeora en presencia de los iones de estos metales. Las paredes de un calentador se corroen con mayor velocidad obligando a cambiar con mayor frecuencia los ánodos de sacrificio.

Por si fuera poco las aguas duras, cuando entran en contacto con el jabón, reducen su capacidad de crear espuma, obligando a aumentar el tiempo de uso. Los detergentes también son afectados, forzando a emplear mayor concentración del producto para cumplir con su misión de lavado.

Si necesitas de un descalcificador pongase en contacto con nosotros y le ofrecerosmos el diseño y las caracteristicas que mas se precisen en cada caso

 

 

 

Las ventajas del agua descalcificada no termina en la protección de tuberías, calderas, lavavajillas, lavadoras, etc. Nos proporciona un importante ahorro de detergente y suavizante, así como una suavidad en piel, cabello y prendas. Por lo que la amortización de un descalcificador es rápida y contrastada.

 

Las resinas de granulometría uniforme con las están equipadas estos descalcificadores con los que trabajamos, hacen que ahorren agua y sal regenerante haciendo un guiño al medio ambiente y a su conservación.

 

El servicio técnico de estos aparatos esta resuelto con técnicos propios afincados en Manzanares, donde disponemos de almacén donde  poder reponer y responder a las necesidades del mercado.